El 16 de septiembre de 1939, D. Cipriano Ruiz consiguió ayudado por D. Rafael Puya, con el que colaboraba, abrir su propia tienda de Ultramarinos.

Pero por desgracia nos dejó antes de tiempo, por lo que su esposa y viuda se tuvo que hacer cargo del negocio. La Viuda de Cipriano sacó adelante su pequeña tienda y fue adaptando sus productos y el propio comercio a las necesidades de los rondeños y sus visitantes.

Casi 80 años después, Viuda de Cipriano es uno de los símbolos de Ronda, por tradición y calidad, donde puedes encontrar desde recuerdos de la ciudad, artículos de piel, relojería o fotografías de una época pasada, desde la cual, Viuda de Cipriano ya ofrecía lo mejor de Ronda.